6
Sep 19

Depresión: 12 consejos para prevenirla

Depresión: 12 consejos para prevenirla
Varias claves para comprender la depresión y tratar sus causas.
La mayoría de expertos coinciden en afirmar que son muchas las personas que pueden sufrir depresión en algún momento de la vida. Esto no es de extrañar con el ritmo de vida de la sociedad actual y la influencia de la cultura de las sociedades occidentales, que suelen premiar a los individuos atractivos o exitosos (por ejemplo, a nivel laboral).
Además, esta situación se ha incrementado con la crisis económica, que ha provocado situaciones de vulnerabilidad para muchos individuos. Al hablar de desaceleración económica es inevitable hacer alusión al estado emocional de la persona. De hecho, incluso su terminología en la recesión económica se suele relacionar con conceptos del estado de ánimo: un ejemplo puede ser “La Gran Depresión” consecuencia del crac del 29.

Distintas causas de la depresión
No existe una idea única y definitiva sobre las causas de los trastornos del estado de ánimo: factores biológicos, educativos o psicosociales suelen interactuar en la aparición de esta patología. Existen varios tipos de depresión: depresión mayor, distimia, trastorno afectivo estacional, etc. Por tanto, este fenómeno se ha abordado desde diferentes puntos de vista, dando lugar a diferentes modelos explicativos que inciden en aspectos biológicos, psicológicos o sociales.
En general, parece haber cierto consenso en afirmar que existe una mayor o menor predisposición a padecer un trastorno depresivo ante unos desencadenantes (situaciones, hechos, etc.) de mayor o menor magnitud, que podrían aparecer en un determinado momento del curso de la vida. Por ejemplo, un rechazo o las dificultades económicas pueden ser motivo suficiente para desestabilizar emocionalmente a un individuo, pero su interpretación de los hechos parece ser clave en el desarrollo de este trastorno.

Los 12 consejos para prevenir la depresión
Por eso, la educación puede ayudar a muchas personas a interpretar de manera positiva las distintas situaciones negativas que pueden surgir a lo largo de la vida, actuando como un factor protector. Y a pesar de que en algunos casos graves es necesario acudir a un especialista para que éste pueda ayudar a superar el trastorno lo antes posible, es posible adquirir una serie de hábitos para prevenir la aparición de esta patología:

  1. Mejora la inteligencia emocional (IE)
    Manejar las emociones de forma inteligente se considera fundamental para la propia adaptación física y psicológica. La inteligencia emocional se entiende como un conjunto de habilidades que permiten percibir, valorar y expresar emociones, acceder a ellas, comprenderlas y, por último, regularlas. La experiencia emocional puede ser vivida de dos formas distintas: la experiencia directa y la reflexión acerca de la experiencia.
    Son muchas las investigaciones que concluyen que la inteligencia emocional es un indicador útil para valorar el bienestar emocional y el ajuste psicológico de las personas. De hecho, puntuaciones altas en inteligencia emocional se asocian con una interpretación más optimista de los sucesos que ocurren, una mayor satisfacción con la vida y una mayor de salud psíquica.
    En un principio se pensó que la relación entre inteligencia emocional y depresión era indirecta. Sin embargo, investigaciones posteriores han mostrado que un bajo nivel de IE influye directamente en las puntuaciones que se obtienen en depresión. Asistir a cursos o seminarios de inteligencia emocional puede ayudar a mejorar esta habilidad y, por tanto, a prevenir la depresión.
  2. Practica ejercicio
    Seguramente ya habrás escuchado esto antes, pero te lo vamos a repetir: el ejercicio físico te aporta muchos beneficios tanto físicos como psicológicos. Para prevenir la depresión el ejercicio físico es positivo, pues favorece la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia.
    Además, tanto el ejercicio cardiovascular como el trabajo de resistencia anaeróbica (por ejemplo, el trabajo con pesas) van a aportarte beneficios para tu salud física y mental. Por último, practicar ejercicio también puede mejorar la imagen que tienes de ti mismo, y esto puede ayudar a mejorar tu autoestima. Ejercitarte tres veces por semana, en sesiones de 45 minutos, puede ser suficiente para prevenir trastornos del estado de ánimo.
  3. Come sano y equilibrado
    La dieta no va a curar la depresión, pero puede ayudar a que nos sintamos mejor. Comer sano y equilibrado mejora la salud y el bienestar mental, pues repercute en la salud general y, por tanto, en la salud mental. Algunos estudios afirman que la dieta mediterránea es ideal para prevenir la depresión. Esto ocurre porque es una dieta rica en folato y vitaminas del grupo B que son esenciales en las rutas metabólicas de la metionina, homocisteina y para la s-adenosil-metionina (SAM), implicadas en la biosíntesis de neurotransmisores que afectan al estado de ánimo, como la dopamina y la serotonina.
    Otras investigaciones afirman que comer alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 (como sardinas, trucha o frutos secos) reduce los síntomas de la depresión. Además, comer alimentos ricos en triptófano ayuda a prevenir la depresión. Por último, es necesario evitar los alimentos grasas “trans” (como la bollería industrial), pues favorecen los síntomas depresivos. Estos participan en el aumento peso corporal y hacen a los individuos más ser infelices.
  4. Ten una vida social activa y practica tus hobbies
    Tener una vida social activa se ha demostrado que es eficaz para prevenir la depresión. Rodearse de buenos amigos, acudir a eventos y practicar los hobbies que nos gustan, son positivos para tener una vida más plena.
    Por tanto, es necesario no aislarse y salir a la calle a pasar buenos momentos. Apoyarte en tus amigos íntimos y en tus familiares, es decir, en personas que se preocupan por ti, es un factor protector de la depresión. Además, si éstos son divertidos, te harán pasar un buen rato y te transportarán a un estado de ánimo positivo y agradable.
    Además, practicar nuestros hobbies da sentido a nuestras vidas. Encontrar esas actividades que nos motivan y nos hacen estar en estado de flow nos van a proporcionar momentos increíbles. De hecho, un estudio realizado en Japón demostró que aquellas personas que practicaban ejercicio físico regularmente, se alimentaban con una dieta saludable y disfrutaban de sus hobbies, eran más felices y eran menos propensos a sufrir depresión.
  5. Deja de compararte con los demás y deja de pensar en lo que los demás piensan de ti
    Compararse continuamente con los demás puede tener consecuencias negativas para tu autoestima. El mundo en el que vivimos nos exige ser perfectos en todo y en todo momento, incluso de manera irracional. Pero no sólo compararse con los demás es negativo, sino que es habitual estar pendientes de gustar los demás todo el tiempo.
    A todos nos gusta caer bien y ser aceptados por los demás, pero muchos gastan demasiado tiempo y energía intentando gustar a otros. El desgaste psicológico de compararse con los demás y de estar pensando en agradar a todo el mundo no es sano y produce estrés innecesario.
  6. Vive el presente
    Vivir el presente cuida tu salud emocional y tu estado anímico. Esto parece fácil de hacer, pero habitualmente estamos con el cuerpo en el presente pero la mente en el pasado o el futuro. Aprender a vivir en el presente te ayuda a mejorar el bienestar y te protege contra la depresión. Éste es uno de los principios de la terapia Mindfulness.
  7. Ponte metas realistas
    Incluso si comes sano, haces deporte y vives el presente, nada te motivará más que tener un propósito en la vida o unos objetivos que conseguir. Una investigación de Blue Zones, concluyó que aquellos que tenían un propósito en la vida vivían hasta siete años más.
    Ahora bien, marcarse objetivos irracionales tiene un efecto negativo en tu bienestar. Por tanto, es necesario que las metas que te marques sean realistas. Por último, no hay que olvidar que no solamente los objetivos a largo plazo van a tener un efecto positivo, sino que, además, es necesario tener objetivos a corto plazo para seguir motivado durante el proceso, algo que frecuentemente olvidamos.
  8. Acéptate y perdónate
    Aprender a perdonarse y a aceptarse a uno mismo es un aspecto importante para poder prevenir la depresión. Es decir, que es necesario perdonarnos por los errores cometidos o por las cosas que no hicimos como debíamos. El pasado no puede cambiarse, pero la percepción que tenemos sobre el pasado sí.
    Aceptarse y perdonarse es una elección propia, que supone afrontar también nuestro pasado y nuestro presente, aprendiendo a convivir con aquello que no podamos cambiar y asumiendo una actitud positiva ante la vida. Esto no es una tarea fácil, pero es posible.
  9. Aprende a vivir con la incertidumbre
    Desde jóvenes nos han educado para tener una vida tranquila y perfecta, pero la realidad no siempre es así, especialmente en los tiempos que corren. Por ejemplo, hace poco más de una década era habitual tener un puesto de trabajo para toda la vida. Hoy en día, tener un empleo estable se ha convertido en algo extraño en muchas profesiones.
    Por tanto, hoy estamos aquí, pero mañana… quién sabe. Tener una mentalidad flexible es mucho más adaptativo que tener una mentalidad rígida, y aprender a vivir con la incertidumbre y con una actitud positiva frente al cambio, te convierte en una persona mucho más preparada para la realidad actual.
  10. Cuida tu nivel de estrés
    El estrés es muy común en el ritmo de vida que llevamos, pero cuando el estrés es continuado, las cosas pueden empeorar y desembocar en una depresión. De hecho, muchas investigaciones afirman que uno de los síntomas que pueden presentarse en el Síndrome del quemado (o Burnout) es la depresión.
    Tratar el estrés lo antes posible puede ser beneficioso para evitar un empeoramiento y futura aparición de depresión. Además, se ha demostrado que una mala organización del tiempo puede provocar distintos trastornos, como depresión o ansiedad.
  11. Evita el alcohol y las drogas
    El alcohol es una droga de legal y socialmente aceptada que puede parecer inofensiva. La realidad es que, consumida de manera frecuente, puede causar problemas serios para la salud. Otras drogas como la marihuana, que también son catalogadas como drogas blandas, pueden provocar trastornos depresivos.
    Pero no sólo el consumo prolongado de estas sustancias es perjudicial, sino que ir drogado o bebido puede llevarte a cometer acciones de las que después puedes arrepentirte. Por tanto, no deberías consumir drogas ilegales, pero si vas a beber alcohol, que sea con moderación.
  12. Duerme lo necesario
    Una buena higiene del sueño afecta positivamente a tu bienestar emocional. Perturbar los ritmos circadianos se asocia a la depresión, y resicronizarlos utilizando suplementos de melatonina se ha demostrado que tiene un efecto antidepresivo. Si tu horario laboral te lo permite, intenta tener hábitos que te ayuden a dormir mejor.
    Por ejemplo, sigue un horario que posibilite que te duermas más o menos misma hora y evita sustancias excitantes a partir de media tarde.
    https://psicologiaymente.com/clinica/depresion-consejos-prevenirla
5
Sep 19

¿Tienes depresión?

¿Tienes depresión?

Averígualo con éste simple test.

Mediante unas sencillas preguntas podremos determinar si aparentemente pudieras estar afectado por un proceso depresivo. Este test NO constituye un método diagnóstico, y solo se muestra a título informativo. Sus resultados son solo orientativos y su objetivo es detectar de forma temprana los posibles síntomas de un proceso depresivo.

Comienza el test, recuerda que no hay respuestas correctas o incorrectas, su objetivo es detectar una posible depresión y que puedas solicitar ayuda profesional. https://clinicasorigen.es/test/test-de-depresion/

18
Ago 19

La adicción a los móviles crea las mismas conexiones cerebrales que los opiáceos

La adicción a los móviles crea las mismas conexiones cerebrales que los opiáceos
Además provoca soledad, aislamiento y depresión en los adictos
La adicción a los móviles y otros dispositivos crea las mismas conexiones cerebrales que los opiáceos. Además, usa los mismos mecanismos cerebrales de alerta para situaciones de peligro, pero sólo para recibir información trivial. Asimismo, provoca soledad, aislamiento y depresión.
La adicción a los teléfonos inteligentes y otros dispositivos crea conexiones neurológicas en el cerebro similares a las que forman los opiáceos, ha descubierto una investigación de la Universidad Estatal de San Francisco, en Estados Unidos.
“La adicción al uso de teléfonos inteligentes comienza a formar conexiones neurológicas en el cerebro de forma similar a como lo hace la adicción a los opioides que experimentan las personas que toman un opiáceo para el alivio del dolor, es decir, gradualmente", explica el autor principal de esta investigación, Erik Peper, en un comunicado de la citada universidad.
Asimismo, las notificaciones automáticas, vibraciones y otras alertas en nuestros teléfonos, tabletas, pulseras y ordenadores nos hacen sentirnos obligados a mirarlos porque activan las mismas vías neuronales que en nuestro pasado evolutivo nos alertaron de un peligro inminente, como un ataque de un tigre o de otro depredador grande.
"Ahora estamos secuestrados por esos mismos mecanismos cerebrales que una vez nos protegieron y nos permitieron sobrevivir, pero esas alertas sólo nos advierten de una información trivial", añade Peper.
Los investigadores señalan que ser adicto a los dispositivos inteligentes y todo su universo de posibilidades puede afectar negativamente al desarrollo de nuevas conexiones neuronales entre los jóvenes y perjudicar el pleno desempeño de sus facultades superiores en la edad adulta.
La investigación, publicada en la revista NeuroRegulation, confirma asimismo que esta adicción provoca un creciente distanciamiento y aislamiento, que se intensifica en la misma medida en que aumenta la adicción a los teléfonos y otros dispositivos inteligentes.
Los teléfonos inteligentes son una parte integral de la vida de la mayoría de las personas, lo que nos permite estar conectados e informados en todo momento. La desventaja es que muchos quedan adictos a los constantes timbrazos, vibraciones y otras alertas de nuestros dispositivos, que los hacen incapaces de ignorar nuevos correos electrónicos, textos e imágenes.
Este comportamiento afecta seriamente a la salud, especialmente de los jóvenes universitarios, ha constatado esta investigación, desarrollada mediante una encuesta a 135 estudiantes del Estado de San Francisco, donde está ubicada la citada universidad.
Según los datos reflejados por esta encuesta, los estudiantes que usan sus estos dispositivos inteligentes con mayor frecuencia señalan niveles más altos de aislamiento, soledad, depresión y ansiedad
https://www.tendencias21.net/La-adiccion-a-los-moviles-crea-las-mismas-conexiones-cerebrales-que-los-opiaceos_a44497.html

17
Ago 19

La depresión mayor afecta al 14% de la población mundial y es la causa principal de la incapacidad a largo plazo en todo el mundo

La depresión mayor afecta al 14% de la población mundial y es la causa principal de la incapacidad a largo plazo en todo el mundo
La depresión está asociada a 44 factores genéticos de riesgo
Algunos de ellos están relacionados con el Índice de Masa Corporal
La depresión está asociada al menos a 44 variantes genéticas de riesgo, ha establecido el mayor estudio sobre esta enfermedad, realizado con más de 135.000 personas. Todos los seres humanos llevamos algunos de los 44 factores genéticos de riesgo, algunos de ellos asociados al índice de masa corporal.
Un proyecto global de investigación ha cartografiado la base genética de la así llamada depresión mayor e identificado 44 variantes genéticas que constituyen factores de riesgo, de las cuales 30 eran desconocidas hasta ahora.
La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo. Se presenta cuando los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración, interfieren con la vida diaria durante un largo período de tiempo.
El estudio, realizado por el Psychiatric Genomics Consortium y The King’s College de Londres, es el mayor realizado hasta la fecha sobre los factores genéticos de riesgo asociados a la depresión mayor. Los resultados se publican en Nature Genetics.
El estudio concluye que la base genética de la depresión mayor es la misma que la de otros trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia, y que todos los seres humanos llevamos algunos de los 44 factores genéticos de riesgo identificados en el estudio.
Un número significativo de variantes genéticas identificadas en el estudio están directamente vinculadas a lo que están tratando los antidepresivos actuales. El análisis de los datos sugiere asimismo que el aumento del índice de masa corporal (IMC) está asociado a un riesgo creciente de depresión mayor. Este índice es una razón matemática que asocia la masa y la talla de un individuo y permite determinar si una persona está por encima o por debajo de su peso ideal.
Investigaciones anteriores habían pretendido identificar un puñado de variantes genéticas asociadas a la depresión. El nuevo estudio ha combinado siete conjuntos distintos de datos sobre más de 135.000 personas aquejadas de presión mayor, así como de otras 344.000 personas para comparar.
Esfuerzo mundial sin precedentes
El estudio es el resultado de un esfuerzo mundial sin precedentes por parte de más de 200 científicos. Con esta investigación, la genética de la depresión ha progresado a la vanguardia del descubrimiento genético, explica Gerome Breen, del King’s College de Londres, en un comunicado.
Las nuevas variantes genéticas tienen el potencial de revitalizar los tratamientos antidepresivos y de abrir nuevas vías al descubrimiento de nuevas y mejores terapias, señalan los investigadores.
La depresión mayor afecta al 14% de la población mundial y es la causa principal de la incapacidad a largo plazo en todo el mundo. Además, sólo la mitad de los pacientes responden bien a los tratamientos actuales.
https://www.tendencias21.net/La-depresion-esta-asociada-a-44-factores-geneticos-de-riesgo_a44522.html

12
Ago 19

La esquizofrenia y la depresión tienen la misma base genética

La esquizofrenia y la depresión tienen la misma base genética
Estudiar mucho favorece la anorexia, el autismo, el trastorno bipolar y las obsesiones
La esquizofrenia, el déficit de atención o la depresión tienen una misma base genética, ha descubierto una investigación internacional que analizó expedientes médicos de casi 1,5 millones de personas. También observó que muchos años de estudio favorecen la anorexia, el autismo, el trastorno bipolar y las obsesiones compulsivas, pero que no afectan al Alzheimer o al derrame cerebral.
Muchos trastornos psiquiátricos comunes están profundamente conectados a nivel genético, compartiendo factores de riesgo específicos, lo que subraya la necesidad de reconocer las dimensiones compartidas de la disfunción cerebral y de desarrollar nuevas estrategias de tratamiento, según una investigación que publica la revista Science.
Esta investigación, que implicó a 600 instituciones de todo el mundo, ha comprobado que los trastornos psiquiátricos más comunes, como el déficit de atención, la esquizofrenia o la depresión, comparten una base molecular común, y que otros trastornos, como el Parkinson o la esclerosis múltiple, no tienen relación genética entre sí.
La investigación analizó los datos de centenares de miles de personas y exploró los vínculos genéticos existentes entre las diferentes enfermedades de la mente y otros trastornos cerebrales a una escala sin precedentes. Y comprobó que los trastornos psiquiátricos comparten numerosas variables genéticas, mientras que los trastornos neurológicos como el Parkinson o el Alzheimer, son muy diferentes entre sí.
Existe una diferencia entre trastornos psiquiátricos y los neurológicos. Las enfermedades neurológicas afectan al sistema nervioso, mientras que las enfermedades o trastornos mentales afectan a los pensamientos, sentimientos, estados de ánimo y comportamientos de una persona. Las primeras enfermedades caen en el campo de la psiquiatría y las segundas en el ámbito de la psicología.
Según esta investigación, las enfermedades que afectan al sistema nervioso son las que comparten una base genética común, mientras que las que afectan a la mente no tienen una clara relación genética entre ellas.
https://www.tendencias21.net/La-esquizofrenia-y-la-depresion-tienen-la-misma-base-genetica_a44625.html

8
Ago 19

La dieta mediterránea disminuye el riesgo de depresión

La dieta mediterránea disminuye el riesgo de depresión
Los hábitos alimenticios contribuyen a su aparición
Los hábitos alimenticios están relacionados con la depresión: una dieta rica en grasas aumenta el riesgo de padecerla, mientras que la dieta mediterránea lo disminuye un 33%, según una investigación
https://www.tendencias21.net/La-dieta-mediterranea-disminuye-el-riesgo-de-depresion_a44791.html

8
Jun 17

El burnout - estrés laboral

El burnout - estrés laboral

Es una forma avanzada de estrés laboral que llega a desarrollar una incapacidad total para volver a trabajar y que se presenta en personas cuya profesión se basa en el trato directo con gente, como profesores, enfermeras, médicos, servidores públicos y hasta comerciantes. Conozca y prevenga el surgimiento de este mal.

Es bien cierto que existen profesionistas de gran importancia social que inspiran respeto y admiración por el tiempo y las atenciones que brindan a otros individuos, tales como profesores, bomberos o personas dedicadas al servicio médico en sus diferentes vertientes, como enfermería, medicina general y urgencias.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que desde la segunda mitad del siglo XX se ha encontrado que este tipo de actividades, junto con rasgos particulares de la personalidad, exponen a las personas a una forma especial de estrés que puede resultar devastador, el llamado síndrome de burnout (quemado) o de desgaste.

Read the rest of this entry »

9
May 17

Horas de sueño y factores depresivos están relacionados

Horas de sueño y factores depresivos están relacionados

El descanso nocturno no debe durar menos de siete horas ni más de nueve. Quienes duermen menos aumentan el riesgo de muerte prematura. Además, quienes duermen menos de cinco horas o más de diez cada noche, activan genes directamente relacionados con síndromes depresivos.

(Fuente: Tendencias21)

23
Abr 17

Aumentan la creatividad humana aplicando corrientes eléctricas leves al cerebro

Aumentan la creatividad humana aplicando corrientes eléctricas leves al cerebro

Un estudio demuestra que 10 herzios durante 30 minutos bastan para conseguir un incremento medio del 7,4%

Científicos estadounidenses han conseguido aumentar en un 7,4% de media la creatividad de adultos sanos con una leve corriente eléctrica aplicada a sus cerebros. El avance constituye la primera evidencia de que potenciar de manera específica las ondas alpha cerebrales impulsa este tipo de comportamiento complejo y concreto. Además, podría tener importantes aplicaciones para el tratamiento de la depresión, afirman sus autores. Por Yaiza Martínez.

Read the rest of this entry »

17
Abr 17

Decálogo contra la tristeza

Decálogo contra la tristeza
La mejor forma de prevenir la depresión es desarrollar un estilo de vida que fomente la esperanza. Todos podemos conseguirlo cultivando en nuestro día a día las actitudes adecuadas.
La auténtica felicidad no es un estado perfecto y permanente, sino un balance existencial positivo. Los altibajos, frustraciones, dificultades, sinsabores o errores son inevitables y, en la mejor de las vidas, todo eso asoma en distintas dosis. En nuestra mano está el saber encauzar esos fracasos y verlos como experiencias de las que se pueden extraer enseñanzas.

Read the rest of this entry »



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies